Quiero apadrinar

Conoce los centros de la Fundación

Casa Juan Bonal

Casa Juan Bonal

Casa Juan Bonal
Casilla 12519
La Paz
- Bolivia

Tel.:
Fax:

El Alto es una planicie árida y pelada que se encuentra encima de La Paz, quedando ésta como en el fondo de un gran valle. Su altura conlleva frío constante durante todo el año. Dominan como telón de fondo los Andes.

El sol calienta, quemando las caras de todos los habitantes, sin gafas de sol y con los mofletes acartonados a pesar de llevar gorro como prolongación de su cuerpo.

Las calles, largas y anchas, las principales empedradas, todas las bocacalles son de piedra, todas ellas con agujeros, bahces y predruscos, pues sólo una vez al año se encargan de igualar la calzada. Del alto baja una carretera llamada autopista que es el único traño asfaltado.

Por las calles del barrio las alcantarillas van al descubierto, como dos grandes zanjas laterales por las que corre el agua, la ventaja del frío es que huelen poco excepto en época de lluvia.

Las casas son de adobe, con una sola habitación y un patio. Por la calle hay numerosos perro y también se ven cerdos, burros, gallinas y pocos más... la vaca más cercana está a 50 km., en casa de las hermanas. se divisa un árbol cada 10 km.

La Casa Juan Bonal destaca por su construcción de ladrillos con cemento muy bien acabada, de dos plantas en forma de U, con patio en medio. Hay jardineras en todas las columnas del patio. En la pared del fondo del patio, la que cierra la U, hay otra gran jardinera y está pintado el logotipo de la Fundación, las manos.

La casa está muy bien distribuida, planta con garaje, baños, comedor, cocina, almacén, capilla, despacho, recibidor o cuarto del ordenador, salón, estudio, cuarto de la familias cocineros y porteros, cuarto de invitados, lavandería y tendedor. el garaje fundamental para guardar el carro (ranchera) que aunque viejo, desempeña su función, también se utiliza para acumular la basura, de vez en cuando la recogen y si no, se tiene que acercar a un contenedor. Los baños están muy bien con agua caliente menos los sábados que al haber más gasto de agua en la zona aquí no llega a todos los grifos. El comedor es grande con 12 mesas hezagonales, adornado y acogedor, una puerta lleva a la enfermería que sólo tiene una estantería ahora llena de medicinas imprescindibles para los resfriados y llagas, en un futoro podría estar abierta a la calle y ofrecer sus servicios al barrio que tanto lo necesita. La cocina es enorme muy bien distribuida y equipada, el almacen sirve para guardar las grnades cantidades de comida que la primera dama ha donado, aunque no priva la variedad, sino más bien la cantidad y todas las semanas se cena lo mismo, alomenta las bocas de todos los chavales que no son poco (59 en estos momentos). El despacho es un cuartito recibidor donde está el ordenador muy usado por todos, a los chavales les encanta y ya mueven el ratón con mucha fluidez. El salón como lugar de descanso y recreo, con televisión y video, poco a poco con juegos educativos que impresionan a todas las edades. La habitación del estudio es la que menos gusta, tienen muy poca constancia y hábito de estudio.

De la casa se encarga una familia, maya y tebajadora que están pendientes las 24 horas del día. La lavandería no deja de funcionar en todo el día, la verdad es que los niños cuanto más sucios van es que mejor se lo han pasado, pero las calles y alrededorestampoco posibilitan ni tener los zapatos limpios. aún así los chavales se limpian los zapatos con orgullo e interés y se cambian de ropa todos los días. Siempre hay prendas para coser, la costura nunca acaba.

La planta superior alberga los dormitorios, con literas y cajoneras para cada uno, se intentan tener ordenados; mucho han ido aprendiendo a los largo de los meses.

Viven chavales de los 3 a los 16 años, todos van al colegio menos 3 pequeños de 4 años.

Acuden a cinco colegios distintos y a diferentes horarios, pero todos nos encontramos en el colegio Fe y Alegría Luis Espinal en el que trabajan las hermanas, a las 12:30 h., hora del almuerzo.

Sobre los requisitos que se plantean para entrar en la casa son que los niños no tengan papás, o bien carezcan de uno de ellos y el otro por cuestión de trabajo no puedan mantenarlos. Tambien es necesario que esté matriculados en un colegio de la zona, preferentemente en el Colegio Luis Espoinal, de fe y Alegría que llevan las Hermanas.

Si un niño vivie con sus dos papás no se le suele admitir. Otro de los requisitos de vivir en la casa es aprovechar los estudios, las malas calificaciones pueden hacer que los niños tengan que salir de la casa antes de tiempo. suena un poco brusco, pero entre tantos niños necesitados tienen que saber aprovechar la oportunidad que están teniendo. De esta manera logramos un ambiente de orden y estudio muy familiar y de confianza que no queremos perder.

Los niños están en régimen de internado, desayunan, comen en un colegio próximo (Luis Espinal) y luego regresan a casa, hacen sus tareas, meriendan, juegam o ven la tele, un ratito de oración, cenan y... a dormir.

Desde estas líneas nos permitimos pedir a los padrinos que tienen ya apadrinado a algún niño, que les escriban un poquito más a menudo ya que les causa una gran alegría y ya son varios los niños que nos dicen que no recibien carta de sus padrinos.

Galería fotográfica de Casa Juan Bonal

Centros relacionados con Bolivia

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar