Quiero apadrinar

Conoce los centros de la Fundación

Tela

Tela

Hnas. de la Caridad de Sta. Ana
Cdad. Misionera P. J. Bonal
Parr. S. Antonio de Padua
Apartado 99 Tela
Tela -Atlántida- - Honduras

Tel.:
Fax:

Honduras dedica un 35% de su presupuesto anual al pago de su deuda externa, una cifra cercana a los 5.000 millones de dólares y que supone un importe mayor al presupuesto de salud, educación, obras públicas, transporte y vivienda juntos. Pero … ¿Cuántos beneficios proporciona la mano de obra de las familias hondureñas en las multinacionales extranjeras? ¿Cómo viven estas familias? ¿Qué hace el proyecto de la Fundación Juan Bonal en Honduras?

Tela es un pequeño municipio del departamento de Atlántida que debe su nombre al conquistador español Cristóbal de Olid. Este, fundó la villa del Triunfo de la Cruz en 1524. El pueblo llamaba a la villa “T de la +”. Con el tiempo “T la +” para acabar como Tela.

La villa tiene al norte el mar caribe que aporta a la zona una belleza espectacular que poco a poco ha ido creando cuna de pequeñas residencias turísticas y chiringuitos de playa. La zona representa un desarrollo turístico enmarcado con dos Parques Naturales Nacionales, el Parque Jeannette Kawas y el Parque Punta Izopo. La villa cuenta con el mayor jardín botánico de toda Latinoamérica.

Este espacio está diseñado para servir al turista y es un potencial de riqueza turístico incalculable si la estrategia sabe desarrollarse no solo a nivel técnico sino más bien a nivel social y esto permite estabilizar a un buen número de trabajadores. En este sentido, en la zona el trabajo es incierto, la estabilidad laboral es una utopía, la seguridad no es fácil de conseguir lo que supone un futuro incierto por el que luchar día a día.

La población está próxima a los 100.000 habitantes de los cuales el 80% vive en zona rural, lejos de los servicios básicos, en especial lejos de dispensarios de salud pero muy cerca de las enfermedades típicas del lugar: Infecciones respiratorias agudas, diarreas, parasitismo intestinal, desnutrición, anemias y cada vez más SIDA.

La familia está constituida por madres e hijos. Es patente la ausencia del padre motivada por una gran irresponsabilidad. Otros emigraron a EEUU y envían regularmente dinero a sus familias. Miles de familias dependen de ello. El espacio laboral en Tela se ve truncado por quienes tienen los recursos económicos y por lo tanto el poder. Estos no quieren invertir en nuevos proyectos o fuentes de negocio lo que provoca la emigración a otras zonas de los más jóvenes, en muchos casos sin éxito y pasando a engrosar las listas de exclusión, marginalidad, trabajos encubiertos y prostitución.

Esta es la realidad que nos obligó a formar el proyecto de Tela.

Las funciones de este trabajo se desarrollan en diferentes vertientes: Guardería, Hogar de chicas, programa de apadrinamientos y formación en centros próximos a la misión.

La guardería trabaja con los más pequeños, los más vulnerables en el entramado social de Tela. Recientemente un equipo de la Fundación Juan Bonal viajó a esta misión para realizar el estudio de nuevos proyectos. En el reconocimiento de la zona se pudo comprobar la situación de estas familias cuyos niños y niñas son beneficiarias de la guardería. Hogares construidos bajo chapas, uralitas, restos de construcciones, palos, adobes, etc… Espacios inhabitables, insalubres donde no existe el agua ni mucho menos canalizaciones de residuos. Focos de infección que provocan el desarrollo de múltiples enfermedades.

Esta visita estuvo centrada en la construcción de hogares que permitan a estas familias un espacio digno: un futuro cierto, un lugar donde vivir desarrollando en el plan un sistema en el que las familias sean partícipes de esta construcción. Tan negativo es la vida bajo los amasijos de hierros y chapas como desarrollar un plan de donativos donde no facilitemos la participación en estas construcciones. Se trata de ayudar no de regalar.

En otro orden de cosas el proyecto de Tela trabaja con un grupo de jóvenes a las que se ayuda en su formación, en sus estudios. Estas chicas vienen en ocasiones de muy lejos, el proyecto trabaja mediante el concepto de internado, si bien, asisten a diferentes colegios ubicados en las proximidades del centro.

Estas jóvenes aprenden diferentes actividades en el centro. Cocina y costura como verdaderas armas de supervivencia y ahora también, en cuanto se pueda organizar un equipo de formación especializado también informática ya que ya disponemos de sala con ordenadores creada gracias a un proyecto financiado por diferentes socios colaboradores de la Fundación Juan Bonal e instituciones públicas.

El programa de apadrinamientos también tiene su espacio en Tela. Las hermanas trabajan directamente con los niños y niñas beneficiarios de las becas creadas por la Fundación, así, la identificación y el seguimiento del niño es gestionado directamente por las hermanas que conocen de cerca la situación de cada niño, los recursos familiares y el día a día escolar. Se insiste a los niños y niñas en el envío de cartas a sus padrinos. Los padrinos tienen una oportunidad muy especial para acrecentar la ilusión de un niño. Una foto, una carta … un pequeño regalo, … son tesoros que el niño guarda como el oro. Son tesoros por los que el niño trabaja, estudia y persigue un fin. A veces, es triste, una carta supone un calor más próximo que el que le ofrecerá su propio padre.

En abril de 2005 la visita de la Fundación a Tela supuso un gran momento para todas estas familias. También lo fue para el equipo de la Fundación.

Los niños y niñas de la guardería, las jóvenes del internado, los niños y niñas del programa de apadrinamientos y en general las familias de Tela trasladan su agradecimiento a los padrinos y socios, también a los lectores interesados en este centro y a quienes comparten la ilusión de un futuro para Tela.

Galería fotográfica de Tela

Centros relacionados con Honduras

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar