Conoce los centros de la Fundación

Ankur - Children’s Home

Ankur - Children’s Home

Ankur Children Home
Sisters of Charity of St Anne
Kanakia Road
MIRA ROAD ( East)
Thane Dst 401107 Maharashtra
INDIA
- India

Tel.: 0091 222 8108208
Fax: 0091 222 8126686

La “cultura de la sumisión” es el contexto en el cual la explotación, el abuso y la opresión llegan a ser parte justificada en el modo de vida. Este artículo esboza pinceladas del entorno que rodea al niño en tan temprana edad y de las soluciones aportadas desde la Fundación.

Ankur se funda el 20 de Mayo de 1997 para atender a niñas de la calle de las chabolas de Ganeshnagar, zona marginal de Mumbai. Acoge a 220 niñas.

Kusbu y Rani son dos chiquillas de los millones de “niñas de la calle” de la India, concretamente Mumbai. Kusbu tiene siete años, vino de Delhi, alguien la trajo, y la puso a trabajar en Mira Road, un barrio de Mumbai.

Trabajos domésticos en las casas, como la maltrataban, huyo y vivía en la calle. A Rani le pasó lo mismo, la policía nos las trajo y nos dio su tutela. Hoy en día ambas están en Ankur, van al colegio, tienen todas sus necesidades básicas cubiertas, son felices y se preparan para un mañana digno.

En Mumbai viven aproximadamente 17 millones de personas de las que un 40% lo hacen en chabolas, en los suburbios o barrios marginales. El modo de vida de miles de personas se da en unas circunstancias de absoluta miseria y “protegidos” bajo plásticos y sacos sustentados por cañas o maderas.

Bajo este escenario los niños carecen de la mínima oportunidad de representar un papel digno y adquieren una visión distorsionada de la realidad. Opresión, abuso y explotación son guiones normales hasta el punto en el que el niño es protagonista de un complejo que hemos dado en llamar: “cultura de la sumisión”.

Impregnadas de esta realidad las Hermanas inauguran una nueva residencia el 20 de Mayo de 1997 para niñas de la calle que llaman "Ankur" que en el idioma Hindi significa “semilla que brota”. En la actualidad este centro acoge a 220 niñas; sin distinción de religión, casta, comunidad o color. Sus raíces son la cara del nuevo mundo y en ellas brota la semilla de la labor y esfuerzo de tantas personas que con su corazón, y probablemente sin ser conscientes de la trascendencia de su esfuerzo, están propiciando pasos de gigante a los mas pequeños.

El centro, con la ayuda de entidades como ANESVAD o la Diputación de ARAGÓN, así como los muchos padrinos, provee alimentación, ropa de calle, uniforme y material escolar así como el propio alojamiento y medios sanitarios a las niñas de la calle.

Para realizar sus estudios el centro dispone de autobús propio que desplaza a las escolares hasta el colegio de “Borivli west” también de las Hermanas y de reconocido prestigio en el propio Mumbai. Allí, se integran con otros 4.000 niños de familias de clase medio-alta, donde además de sus estudios adquieren valores de relación, diálogo, solidaridad, responsabilidad... Es la gran esperanza de futuro de esta labor en la que enmarcamos el proyecto de apadrinamientos.

El colegio imparte sus clases en turno doble desde las 7:30 de la mañana y hasta las 17:30 y la necesidad obliga a hacerlo en los dos idiomas mas extendidos en La India: El “Hindi” y el “Inglés”.

La India aloja una diversidad de culturas que se expresan en hasta 38 idiomas oficiales y mas de 200 dialectos. Además de los citados, el “Marati”, “Guharati”, “Tamel”, “Maleala”, y otros... componen un marco incomparable de riqueza y matices de comunicación, expresión, color, sensaciones incomparables e inenarrables.

Así mismo, encontramos unas comunicaciones de excepción, cada dos minutos hay un tren local, autobuses a los rincones mas escondidos y desde Mumbai podemos ir a cualquier parte del país. Sin embargo, es sorprendente ver la carencia de infraestructuras elementales para los mas pobres de los pobres, olvidados por una administración desbordada. Si tenemos en cuenta que Mumbai tiene un diámetro de unos 40 kms la cifra de 54 puentes construidos en los últimos años para mejorar el tráfico no es de extrañar la complejidad de su gestión.

El colapso en las principales carreteras es provocado por un pavimento deteriorado, con escasa o nula señalización, un parque motor envejecido con vehículos que hacen sonar continuamente su claxon zigzajeando en carriles imaginarios y un torbellino de gentes desplazándose a lo largo de arcenes compuestos de chabolas y mas chabolas en el extraradio. El centro es impresionante, edificios pomposos ganados al mar cuyas olas chocan con fuerza en los meses de monzón arrastrando su arena en las interminables playas de la ciudad.

La humedad, el calor, la contaminación son los ingredientes imprescindibles que hacen que “la monzón” no contribuya en nada al mantenimiento de las edificaciones, que a primera vista podrían parecer en proceso de derrumbamiento y da ese color de óxido característico. Todo ello contribuye a formar un espeso olor ácido y penetrante al que cuesta acostumbrarse. Pasear por los mercados es toda una experiencia, es imposible grabar todas las sensaciones que puedes vivir en un día de compras. Al terminar un sabor agri-dulce en el que se mezclan las bondades de las sedas, fragancias y tallas con los niños llegados a la ciudad pidiendo por doquier.

El ambiente se acaba de tornar “pesado” cuando el graznido del cuervo, muy extendido en la zona que sin embargo pulveriza una gran parte de los desechos que no pueden eliminar los servicios de limpieza.

Pero La India tiene otra cara. La economía del país marca dos polos bien opuestos. El pobre es muy pobre, en infinidad de casos no tiene nada. El rico es muy rico. Los mejores servicios están en Mumbai, sus hoteles son todo lujo y su cocina es reconocida por los mas exquisitos a nivel mundial.

La falta de oportunidades en edad temprana evita conocer estas posibilidades. ¿Recuerdas lo de la “cultura de la sumisión”? Lo desconocido no genera ambición. No hay deseo de superación: hoy vivo y mañana...

Las Hermanas asisten en la construcción de una conciencia moral para el niño sustentada en valores éticos y de conducta que posibilitan trazar una perspectiva de futuro. Las niñas de Ankur fueron recogidas en su día de las chabolas. Las Hermanas se desplazan por las chabolas ofreciendo su ayuda y acogen a los niños mas necesitados según sus posibilidades. Las familias reciben leche, arroz y otros alimentos y conocen de primera mano las oportunidades con que beneficiarán a sus hijas.

Una nueva niña se integra en la residencia y recibe todos los cuidados previos, limpieza, tratamiento contra parásitos, etc... La alegría va aflorando con los días en el medio natural de un niño: relación, formación y diversión. Al finalizar el curso escolar las niñas vuelven en el periodo de vacaciones con las familias y después... otra vez a empezar.

La alegría de estos niños es impresionante. Su mirada transmite una sensación de fuerza y felicidad. Son listos, muy listos. La formación se complementa con un aglomerado de actividades: canto, danza, juegos... todo ello crea en esta sociedad una cultura muy diferente: “la cultura de un mañana” cada vez mas cerca.

Galería fotográfica de Ankur - Children’s Home

Centros relacionados con India

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar