Quiero apadrinar

Conoce los centros de la Fundación

Puerto Galera

Puerto Galera

Srs. of Charity of St. Anne: Aguada Subdivisión
Puerto Galera - Oriental Mindoro - Filipinas

Tel.: 43 44 20 252
Fax:

Las Hermanas de la Caridad de Santa Ana fundaron la comunidad de Puerto Galera el 6 de mayo de 1997, respondiendo a la invitación del párroco del lugar para colaborar en la formación de las Comunidades de base. Las tres Hermanas se encontraron con la dificultad de ésta tarea y decidieron que lo primero era conocer a las personas a través de diferentes medios. Uno de ellos, los niños. Se dirigieron al colegio de Puerto Galera, Puerto Galera Academy, para preguntar si podían enseñar. Allí, las Hermanas formaron los denominados "Catequistas estudiantes", grupos de alumnos que debidamente formados por ellas, se convirtieron en evangelizadores de su propio medio. A partir de este momento, las Hermanas dan clases en otros colegios y retiros para los padres de los alumnos.

Puerto Galera es un lugar donde pobreza y riqueza conviven como buenos y extraños vecinos. Cerca de la vivienda de las Hermanas hay una mezquita y los musulmanes viven en los alrededores.

Según la estadística que se realizó para Municipal Planning and Development Office en 1997, Puerto Galera tiene una población total de 20.439 habitantes. Y el centro, donde vive la comunidad, más de tres mil. Ahora hay un crecimiento rápido de la población debido a la industria y el comercio.

El clima es cálido y húmedo. El medio de transporte es jeepney, triciclo y barco.

La gente es acogedora, abierta, cercana y religiosa. Normalmente viven en su propia casa muy bien construida, sin embargo los pobres viven en casas hechas con palmera o madera. Y son muchos los que carecen de vivienda, conformándose con un lugar donde guarecerse sin peligro en tiempo de tifón. Son "casas" de bambú y cartón que han pedido en las tiendas.

La población acomodada tiene negocios: bares, hoteles, restaurantes, piscifactorías, producción de mármoles, granjas o industria de transportes. Los menos favorecidos trabajan en la construcción, la pesca o la agricultura. Muchos no tienen trabajo y algunas mujeres se dedican a ir a las playas para dar masajes a los extranjeros por unas monedas, cayendo muchas de ellas en la prostitución.

El precio de los productos es caro debido al turismo.

Parte de la población es inmigrante, algunos de ellos bien situados ya que poseen comercios; y otros, en cambio, son pobres y necesitados.

Por lo que respecta a la familia, por un lado hay familias cimentadas en la fe y en el amor y por otro, existen familias desestructuradas por la pobreza. Muchos padres emigran a otro país en busca de una mejor situación y, a la larga, los vínculos familiares se rompen.

Las enfermedades más comunes a causa de la pobreza son la tuberculosis y el cólera. El gobierno continúa dando pasos para su completa erradicación.

En el ámbito político, los gobernantes procuran trabajar por la consecución del bien común. Un problema grave es el conflicto con los rebeldes que el pueblo sufre en silencio.

Puerto Galera está compuesto por doce barangays con 18 colegios de primaria y tres de secundaria. En el centro, donde vive la Comunidad de Hermanas, sólo hay tres de primaria. Generalmente la escuela pública tiene más alumnado, unos 50-60 niños por aula, mientras que la escuela privada tiene unos 25-30 alumnos por clase. Sin embargo, la escuela privada posee una enseñanza de mayor calidad.

El horario escolar empieza a las 7 de la mañana hasta las 12; por la tarde, de 1 a 4.

Por lo que respecta a la enseñanza religiosa, la escuela pública tiene 40 minutos de catequesis a la semana y la escuela privada, una asignatura de religión.

SITUACIÓN DE LOS NIÑOS NO APADRINADOS

La vida de los niños no apadrinados es muy triste. Algunos viven en la montaña, en la playa y con familias conocidas. Normalmente no estudian y no tienen para comer tres veces al día. Comen lo que tienen: plátanos, patatas, coco, arroz, a veces maíz y verduras. Sólo en algunas ocasiones pueden comprar pescado, si tiene bastante dinero. Carne comen en las fiestas y en navidad si los vecinos les invitan.

SITUACIÓN DE LOS NIÑOS APADRINADOS

La vida de los niños apadrinados está llena de alegría y esperanza. Esto se nota por sus sonrisas y el agradecimiento a las Hermanas y los padrinos que han cambiado sus vidas.

Los niños aprenden como mantener su higiene personal, comen comida nutritiva y, poco a poco, van entrando en contacto con otros niños.

Las Hermanas visitan los colegios donde estudian y se informan de los progresos que realizan los niños y de su conducta en las clases.

Hay 83 niños apadrinados en este lugar. Acuden a diferentes colegios y están en diversos niveles: primaria, secundaria y universidad.

El apadrinamiento no sólo cambia la vida de los niños sino la de toda la familia. Las Hermanas los visitan, dan clases de Biblia, dedican tiempo a compartir con ellos sus conocimientos y quieren ser respuesta a las necesidades humanas, psicológicas y espirituales para que sean personas valiosas en el mundo, y sobre todo, para Dios.

¡Muchísimas gracias por todo, padrinos y Hermanas! Estáis contribuyendo en la creación de un mundo nuevo, especialmente para los más pequeños de este pueblo.

Galería fotográfica de Puerto Galera

Centros relacionados con Filipinas

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar