Servicios del portal > Conoce los centros > África >

Mugina

Mugina

País: Rwanda

Mugina
Mugina

Sr de la Charité de Sainte Anne
Paraoisse de MUGINA
B.P. 3352 Kigali - Rwanda

Tel.: 871 761954465

Cuando las Hermanas llegaron a Mugina en 1981, había un centro nutricional y de ayuda a la maternidad en el que trabajaba un grupo de voluntariado de Medicus Mundi. Pidieron a la Congregación que continuaran allí su labor.

Las casas son, en su mayoría, de adobe. Algunos, con más recursos, pueden contar con cubiertas de cemento. Los tejados son de uralita o tejas. Tienen una entrada y la cocina siempre está fuera de la casa. Están rodeadas con un cerco de cañas, donde suelen hacer vida al aire libre. Tienen uno o dos cuartos para dormir, y sobre los camastros guardan sus cosas. Algunos guardan sus pertenencias en cajas de cartón. Muchas veces, cuando llueve, la casa se cae por falta de fijación del barro. No tienen puertas, ponen unos paños, al igual que en el suelo para sentarse. Visten muy coloristas y siempre bien aseados. Cuidan mucho su color, aunque la miseria no se puede llegar a disimular completamente. Los hombres calzan zapatos y las mujeres y niños no.

El Centro de Mugina no es un internado. Los niños viven con sus familias, en muchos casos acogidos por amigos u otros parientes, debido a la pérdida de sus padres en la guerra, por la enfermedad o por estar encarcelados. La guerra trajo un sin sentido entre razas, haciendo que Tutsis y Hutus se mataran, dejando casi un millón de fallecidos. La Fundación tiene un proyecto específico para los huérfanos de la guerra que permite a unos 600 niños salir adelante. Al procurarles esta ayuda, las familias también pueden recuperarse poco a poco, dentro de sus limitaciones.

En Mugina hay decenas de niños apadrinados, muy pobres, que necesitan ayuda escolar. La beca de los padrinos se destina a la escuela. El colegio cuesta 24 euros al mes. También se les provee, si lo necesitan, de tratamiento médico, nutrición o estancia en el hospital. Además, quienes lo necesitan reciben también el paño clásico de vestimenta que llevan aquí.

Desde el centro, las Hermanas acuden en coche a pequeñas sucursales una vez al mes. Allí vacunan, medican y ayudan a las mujeres embarazadas para que no tengan que desplazarse hasta el Centro. Les forman acerca de hábitos de higiene y alimentación. Les enseñan cómo deben mezclar los alimentos para nutrir bien a sus pequeños y luchar así contra la desnutrición.

Cuando las Hermanas encuentran niños malnutridos, los llevan al centro y los tratan. Observan su evolución. En un mes, suelen mostrar mejoría gracias a un aporte correcto de vitaminas. Hay casos en los que es necesario internarlos, porque tras este plazo no muestran ninguna mejoría; entonces, se solicita una prueba de VIH, que suele tener un resultado positivo. Es una de los mayores problemas de salud en Ruanda. Hay casos en que los brazos y piernas de los niños son tan anchos como nuestros dedos. Además, en muchos casos es fundamental el alimento afectivo: el niño más pequeño suele recibir el cariño de la madre y el otro, quizás con solo un año de edad, no recibe atención.

Al cabo de un mes, la mayoría de los niños han vuelto a sonreír y recuperan poco a poco su inocencia y su infancia.

Galería fotográfica de Mugina

Centros relacionados con Rwanda

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar