Quiero apadrinar

Conoce los centros de la Fundación

Villa Adela (El Alto)

Villa Adela (El Alto)

Centro Apostólico Virgen de la Luz
Colegio "Cuerpo de Cristo"
Casilla 12519
La Paz - Bolivia

Tel.: 591 - 22 831379
Fax:

En el centro de Villa Adela, las Hermanas de la Caridad de Santa Ana trabajan en Educación y en Pastoral. La labor educativa se desarrolla en un colegio gratuito donde acuden 1050 alumnos. Bolivia es un país muy pobre, el segundo de América Latina después de Haiti. La población de origen quechua y aymará en su mayoría, comparten tierras con un 25% de mestizos y una minoría de origen europeo que obstenta el poder político y económico.

En el año 1978 las hermanas llegan a Bolivia y fundan el primer centro en un pequeño pueblo minero se sencillos y acogedores habitantes en Machacamarca. Desde allí se comenzó la labor y se fué extendiendo por otros lugares como un barrio popular de La Paz y la ciudad de "El Alto" donde está Villa Adela.

La población, cifrada hoy en unos 12 millones de habitantes, podría administrar sus recursos de forma suficiente habida cuenta de las tres áreas en que podemos clasificar a sus gentes en relación con su zona geográfica.

En el altiplano se aloja la mayor parte de la población, en cotas superiores a los 4.000 metros donde están los yacimientos mas importantes de mineral: Oro, plata, estaño, cinc, cobre y plomo, que define el marcado perfil del minero boliviano y constituye el primer segmento del territorio. Los valles que dominan las vertientes orientales de los Andes, producen ricos frutos del café, caña, soja, plátanos y coca albergando el segundo segmento. Por último, en los llanos, los terrenos de selva y prado donde se cultiva el arroz y las gentes viven de sus rebaños.

Para una extensión de un millón de kilómetros cuadrados y la citada riqueza de sus tierras es difícil comprender el porqué de tanta pobreza.

En el alto, trabajamos con gente sencilla y muy necesitada. La mayoría de las familias proceden de las minas que se cerraron o de los pueblos del altiplano, llegando a la ciudad en busca de trabajo y estudios para sus hijos, aunque la realidad es que no obtienen ni lo primero ni lo segundo por la dificultad para conseguir colegio.

La escolarización de los niños en Bolivia es difícil, hay muchos niños y poco colegios. Cada años en las inscripciones, los padres de los niños, duermen en la calle a muy bajas temperaturas y haciendo fila para que sus hijos puedan entrar en el colegio. Es muy duro, pero para que sus hijos puedan estudiar no les importa sacrificarse. Lo triste es cuando en ocasiones hay que decirle a un padre que no hay "cupo". En cada curso hay unos cincuenta alumnos y no cabe ni uno más.

Económicamente carecen de lo mas necesario ya que la mayoría no tienen trabajo fijo y cuando tienen oportunidad de realizar alguno suele estar mal remunerado. En este clima, muchos niños se ven obligados a abandonar las clases para poder llevar algo a casa con lo que subsistir la familia.

Casi un 40% de los alumnos, al salir de clase, tienen que trabajar. Unos lo hacen como limpiabotas, otros lavan arena para poder vender después a los contratistas y otros incluso trabajan como "voceadores" anunciando las paradas de los autobuses asomados en sus ventanas. Los niños también realizan tareas como amontonar piedras junto a los ríos y fabricar adobes para después vender a los albañiles.

Además de niños por las calles se ven adultos vendiendo pañuelos, galletes, papel higiénico o bolsas de nylon entre cualquier tipo de pequeño mercadeo que se pudiera imaginar y que definen el marcado perfil de "ambulantes" en las calles de la Paz. Quien puede hacer un trabajo, consigue unas monedas por su esfuerzo, quizás de albañil, eso si, temporal por un mes y estará otros tres sin poder trabajar.

Bajo este ambiente y viendo que la mayoría de los niños no van a seguir sus estudios superiores al salir del colegio, en Villa Adela tenemos talleres de carpintería, electricidad, cocina y repostería así como corte y confección, computación y mecánica general. Unos en un colegio y otros en otro de manera que al terminar sus estudios en el colegio puedan tener algún oficio que les abra las puertas a una profesión mas digna y mejor remunerada que la de las calles.

En el colegio tenemos también un comedor escolar al que acuden los niños todos los dias al salir de clase y que complementa la pobre alimentación que reciben en sus casas.

Ante todo esto están las ayudas que recibimos de algunas entidades oficiales y ONG para realizar tareas generales y el proyecto de apadrinamientos en el que gracias a los esfuerzos de tantas personas podemos construir un futuro mas cierto para nuestros hermanos bolivianos.

Galería fotográfica de Villa Adela (El Alto)

Centros relacionados con Bolivia

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar