Conoce los centros de la Fundación

Vijaynagar

Vijaynagar

Our Lady of Pillar Hostel and Dispensary
Adivasi Kanya Keravani Kendra
Vijaynagar -383460- Sabarkantha DT.
Gujarat - India

Tel.: 02775 54260
Fax:

Los “Adivasi” son aborígenes que viven de los escasos recursos que les facilitan la tierra, los animales y sobre todo las ayudas internacionales. Viven en pequeñas casas hechas con tierras arcillosas y excrementos de búfala. En este escenario contrasta un colegio al que asisten diariamente mas de 1.000 niños.

Vijaynagar se funda el día 21 de Abril de 1983 y acoge a mas de 300 niñas de hijas de Adivasis, aborígenes indios.

Vijaynagar se encuentra ubicado en el distrito de Sabarkantha en la zona de Gujarat. Se compone de 86 poblados que ocupan un área de 456 Km y en el que viven unos 85.000 aborígenes llamados “Adivasis”. Los poblados, no forman un bloque de casas sino que están diseminadas a lo largo del vasto terreno.

Cada casa está construida con barro y excremento de búfala y dispone de un pequeño establo para los animales: búfalas, cabras, gallinas... Para motivar a estas familias en la construcción de sus propios espacios, se entrega alimentos como pago a los trabajos de creación de caminos, arreglar pozos, vallas, etc... para ellos mismos. Las relaciones entre los vecinos son cordiales considerándose entre ellos hermanos.

La “economía” del lugar se centra en la agricultura y la posesión de algún animal que soluciona las labores del campo y reporta leche fundamentalmente de búfala y cabra. Una familia, considerada rica, dispone de una ó dos búfalas que además de alimentarles con su leche les facilita poder vender algún litro a otras familias lo que les permite adquirir otros productos.

El gobierno regala a las familias un terreno sin limitaciones, únicamente se exige que se coja el espacio que se necesite y se delimite su zona perfectamente marcada. En estas tierras, cultivan garbanzo, maíz, arroz, cacahuete y distintos tipos de grano.

Con las patas de los bueyes trillan y el arado es de madera y hecho por ellos mismos. Las mujeres separan el grano de la paja aventando con telas. Son los únicos utensilios utilizados en el campo.

Esto no les da para vivir. Diversos proyectos de solidaridad facilitan a las Hermanas poder ayudar a estas familias con aceite, trigo y otro tipo de ayudas que se reciben desde EEUU y cáritas. Aunque los niños son bien cuidados, reciben una escasa alimentación por lo que en las diferentes visitas de las Hermanas se propone a los padres el internado, así como alimentación, uniforme, formación...

En Vijaynagar se consigue la alegría característica del niño. Los alimentos que consisten en “chopati” o pan de La India se hacen con unas tortas asadas de masa de agua y harina. El arroz es parte de una dieta obligada y aderezado con “bulgar” que es trigo cortado y salsas hechas con diversas carnes y mucho picante.

Los Adivasis eran animados en su creencia de culto a varios espíritus y fuerzas de la naturaleza. Había tendencia a adorar la adoración de divinidades Hindúes. Sin embargo, la mayoría de ellos ignoraban totalmente cualquier religión o ideología. Varios espíritus gobiernan sus vidas desde que nacen hasta que mueren.

La gente cree que el mal de ojo es el causante de cualquier enfermedad, de tal forma que golpeados o muertos primeramente eran llevados hasta el brujo quien cantaba sus ritos en un intento de sanar al enfermo.

En su ignorancia solo la educación puede ayudar a formar a esta gente en una mejor forma de vida. Pero la educación carecía de valor, ni siquiera los padres se daban cuenta de estos valores. Sus hijos no intentaban recoger los frutos de la educación, los padres, prefieren ver a sus hijos trabajando la tierra o cuidando el ganado al aire libre.

Los propios padres, analfabetos, no dan importancia a la educación de sus hijos, máxime cuando un escolar en la casa es otra boca que alimentar y que no recoge leña, cuida el ganando o ayuda en la tierra.

Cuesta mucho transmitir que solo la educación les iguala con los demás y es el mejor medio de progreso, sus valores difieren mucho de esto ya que sus vidas son gobernadas por varios espíritus que desconocen la formación.

El centro de Vijaynagar fue abierto en 1983 como respuesta a esta inquietud. En su inicio, acogió un pequeño número de niñas: 53, pasando a 92 en 1986 y llegando en la actualidad a 300. Los comienzos no fueron fáciles, las niñas se escapaban a menudo del centro y las educadoras tenían que ir a sus casas para recogerlas, aunque hoy la situación ha cambiado por completo. Las clases desde las 10 hasta las 17 horas abren un mundo de posibilidades y una nueva perspectiva.

Las diversas actividades que realizan las Hermanas hacen que las niñas estén felices de su suerte. Es de destacar la danza de los Adivasi que mezcla un precioso colorido de sus vestidos de baile con los movimientos rítmicos realizados al unísono por las niñas.

En Vijaynagar seis hermanas realizan este impresionante trabajo: la superiora de la comunidad: María Bhaji define claramente la responsabilidad de cada hermana: Profesora, encargada del internado, enfermera, asistencia a poblados y la última realizando estudios de adaptación. Les ayudan otras cuatro mujeres Adivasis en el internado y otras tantas monitoras.

Vijaynagar es un internado en el que se crea una expectativa a las niñas que se transmitirá por generaciones.

Galería fotográfica de Vijaynagar

Centros relacionados con India

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar