Actualidad > Noticias Padrinos.org >

Las medidas de seguridad mantienen a Mbini a salvo del COVID-19

Las medidas de seguridad mantienen a Mbini a salvo del COVID-19

Fecha: 02/09/2020    País: Guinea Ecuatorial

El Colegio María Rafols de Mbini, en Guinea Ecuatorial, se encuentra por el momento a salvo de la amenaza sanitaria provocada por el COVID-19.

Desde la misión de Mbini, las Hermanas relatan cómo la inesperada pandemia global no les ha permitido desarrollar su programa educativo como estaba previsto, pero afortunadamente se encuentran todos bien.

 

Las medidas de seguridad mantienen a Mbini a salvo del COVID-19

El virus no ha llegado a Mbini, gracias a todas las medidas de seguridad que se han tomado. Allí, han continuado con el lema "Quédate en casa", y los que tienen que desplazarse necesitan un permiso.

El confinamiento comenzó en marzo, y todos creyeron que sería algo pasajero, que volverían a clase y estrenarían la nueva sala polivalente. Pero no fue así. No se pudo celebrar el tradicional festival en el que tanto disfrutan los pequeños ni se pudo despedir al alumnado y profesorado. En un principio, los niños recibían clases a través de la televisión y la radio, al menos en las zonas donde existe cobertura. Los profesores también prepararon fichas para Primaria, con el fin de no perder el ritmo y no olvidar lo aprendido. Los padres acudían al colegio para recoger los trabajos y entregar los que debían ser corregidos. Por otro lado, la biblioteca ha permanecido abierta para todos los alumnos y antiguos alumnos que siguen estudiando.

A principios de junio, comunicó la Inspección de Educación que se hiciera la media de los dos trimestres para poder poner las notas finales, y establecía que solo los que quedaran suspensos acudirían a examinarse. El profesorado y los alumnos llevaban sus mascarillas y guardaban la distancia recomendada. Además, llevaban desinfectantes. Se terminaron de corregir los exámenes y se entregaron los boletines a los padres a finales de mes.

En cuanto a la vida del pueblo y los poblados de donde acuden muchos niños, las Hermanas comentan que se ha sobrevivido con mandioca, yuca, plátanos y bananas. También con pescado, que es muy barato en este lugar porque tienen playa. Además, han recibido del Gobierno alguna ayuda en especie. Las Hermanas sienten pena cuando se encuentran con los niños y no pueden abrazarlos al verlos correr hacia ellas. Pero todas estas medidas de seguridad han hecho posible que Mbini esté a salvo de la pandemia.

Las Hermanas continúan trabajando con ánimo y envían su agradecimiento y mejores deseos a toda la familia de Fundación Juan Bonal.

***

Fundación Juan Bonal mantiene abierta una campaña de ayuda a las víctimas y afectados por el COVID-19 más vulnerables.
Colabora y asume esta responsabilidad con nosotros.

Puedes hacer tu donativo en esta cuenta del Banco Santander:
ES68-0075-0006-04-0702713158 > Especifica el concepto "Campaña frente al COVID-19", por favor.

El importe íntegro de las donaciones será destinado a ayudar a las víctimas del COVID-19 en las misiones de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana en todo el mundo.

Más información:
www.fundacionjuabonal.org
https://colaborador.org/proyectos/

Fundación Juan Bonal es expresión de solidaridad.

 

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar